Clínica Iberfisio Calahorra

Fisioterapia La Rioja

Clínica de fisioterapia y pilates en Calahorra

Centro de referencia en Calahorra y sus alrededores Especalizados en fisioterapia del deporte y de ATM Llámenos ahora y le asesoraremos Tratamos cualquier patología del aparato locomotor

Todo lo que debes saber sobre la neuromodulación no invasiva

La neuromodulación no invasiva es una técnica de estimulación cerebral que utiliza métodos no invasivos para modular la actividad eléctrica del cerebro. Estos métodos incluyen la estimulación magnética transcraneal (TMS) y la estimulación eléctrica transcraneal (tDCS).

La TMS utiliza pulsos magnéticos para estimular las neuronas del cerebro a través del cuero cabelludo y el cráneo, lo que puede cambiar la excitabilidad de las neuronas en la región estimulada. La tDCS utiliza corriente eléctrica débil para estimular la corteza cerebral, lo que puede cambiar la polaridad eléctrica de las neuronas y su excitabilidad.

La neuromodulación no invasiva se ha utilizado para tratar una variedad de afecciones neurológicas y psiquiátricas, como la depresión, la ansiedad, el dolor crónico, el tinnitus y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). También se está investigando su uso en la rehabilitación después de un accidente cerebrovascular y en la mejora del rendimiento cognitivo en personas sanas.

¿Cómo funciona la neuromodulación no invasiva?

La neuromodulación no invasiva funciona mediante la aplicación de estímulos eléctricos o magnéticos a áreas específicas del cerebro. Estos estímulos pueden cambiar la excitabilidad de las neuronas en las regiones estimuladas y pueden tener efectos terapéuticos en las personas que reciben la estimulación.

La estimulación magnética transcraneal (TMS) utiliza pulsos magnéticos para estimular las neuronas del cerebro. Estos pulsos generan un campo magnético que atraviesa el cráneo y la piel y llega a las neuronas de la corteza cerebral. La TMS puede aumentar o disminuir la excitabilidad de las neuronas en la región estimulada, dependiendo de la frecuencia y la intensidad de los pulsos magnéticos. Esto puede tener efectos terapéuticos en las personas que reciben la estimulación.

La estimulación eléctrica transcraneal (tDCS) utiliza corriente eléctrica débil para estimular la corteza cerebral. La corriente eléctrica se aplica a través de electrodos colocados en el cuero cabelludo y puede aumentar o disminuir la excitabilidad de las neuronas en la región estimulada. Esto puede tener efectos terapéuticos en las personas que reciben la estimulación.

¿Cuales son los principales usos de la neuromodulación no invasiva?

La neuromodulación no invasiva tiene una amplia gama de usos terapéuticos y se utiliza para tratar una variedad de afecciones neurológicas y psiquiátricas. Algunos de los principales usos de la neuromodulación no invasiva son los siguientes:

Trastornos del estado de ánimo: La estimulación cerebral profunda (DBS) y la estimulación magnética transcraneal (TMS) se utilizan para tratar la depresión resistente al tratamiento. También se ha demostrado que la estimulación eléctrica transcraneal (tDCS) tiene efectos antidepresivos en algunas personas.

  • Trastornos de ansiedad: La TMS y la tDCS se han utilizado para tratar trastornos de ansiedad como el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y el trastorno de ansiedad generalizada (TAG).
  • Dolor crónico: La TMS y la tDCS se han utilizado para tratar el dolor crónico en una variedad de afecciones, incluyendo la migraña, la fibromialgia y el dolor neuropático.
  • Trastornos neurológicos: La neuromodulación no invasiva se ha utilizado para tratar trastornos neurológicos como el Parkinson y la distonía. La TMS también se utiliza para diagnosticar y evaluar el pronóstico de la esclerosis múltiple.
  • Trastornos cognitivos: La TMS y la tDCS se han utilizado para mejorar la memoria, el aprendizaje y la atención en personas con trastornos cognitivos como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y la enfermedad de Alzheimer.

¿Para quién está indicada la neuromodulación no invasiva?

La neuromodulación no invasiva está indicada para personas con una variedad de afecciones neurológicas y psiquiátricas que no han respondido adecuadamente a otros tratamientos convencionales o que pueden beneficiarse de terapias complementarias. Sin embargo, la selección adecuada de pacientes para la neuromodulación no invasiva es importante para garantizar la seguridad y la eficacia del tratamiento.

En general, la neuromodulación no invasiva está indicada para personas que tienen una afección que se puede tratar mediante la modulación de la actividad neuronal en regiones específicas del cerebro. Algunas de las afecciones más comúnmente tratadas con neuromodulación no invasiva incluyen la depresión resistente al tratamiento, la ansiedad, el dolor crónico, los trastornos cognitivos y los trastornos neurológicos como la enfermedad de Parkinson.

Es importante destacar que no todas las personas con estas afecciones son candidatas para la neuromodulación no invasiva, y es necesario realizar una evaluación exhaustiva antes de recomendar este tipo de tratamiento. Los médicos y especialistas capacitados en neuromodulación no invasiva pueden determinar si una persona es un buen candidato para el tratamiento y pueden ayudar a diseñar un plan de tratamiento personalizado.

¿Puede mejorar el sueño?

La neuromodulación no invasiva puede mejorar el sueño en algunas personas. La estimulación cerebral no invasiva, como la estimulación magnética transcraneal (TMS) y la estimulación eléctrica transcraneal (tDCS), se ha investigado como una forma de tratar los trastornos del sueño.

La TMS y la tDCS han demostrado efectos positivos sobre la calidad del sueño y la latencia del sueño en personas con insomnio y otros trastornos del sueño. Por ejemplo, la TMS aplicada al córtex prefrontal dorsolateral ha demostrado mejorar la calidad del sueño en pacientes con insomnio. Además, la tDCS ha demostrado reducir la latencia del sueño y aumentar la cantidad total de sueño en personas con apnea del sueño.